El nuevo Reglamento de la Unión Europea regularizará el mercado de bioestimulantes

reglamento

Los bioestimulantes son uno de los grandes descubrimientos de la agricultura de finales del siglo XX y principios del siglo XXI. Han irrumpido en el mundo agrícola con tal fuerza que se consideran la última revolución de la agricultura por su capacidad para mejorar el rendimiento de los cultivos, optimizar el uso de los nutrientes, mejorando su resistencia al estrés.

Esta irrupción en el mercado ha sido tan rápida, que ni siquiera las leyes internacionales están preparadas para un grupo de productos tan novedoso y con unas características tan diferenciadas a cualquier otro grupo de “inputs” agrarios.

Por esta razón, desde el mundo agrícola se lleva pidiendo muchos años la actualización de las leyes y normativas tanto nacionales como internacionales para asegurar su uso en unas condiciones que garanticen su comercialización y utilización de una forma eficaz, segura y económicamente viable.

En este sentido, la Unión Europea está trabajando desde hace unos años en un nuevo documento que regularizará todos los productos fertilizantes que se comercialicen y utilicen en el marco comunitario. Este trabajo ha dado lugar al borrador del “Reglamento europeo para la comercialización de los productos fertilizantes con el marcado CE”, que previsiblemente se pondrá en vigor a principios del 2018, y que se puede descargar en este link: https://ec.europa.eu/transparency/regdoc/rep/1/2016/ES/1-2016-157-ES-F1-1.PDF

Este Reglamento es especialmente importante para el mercado de los Bioestimulantes, ya que los definen por primera vez como un producto independiente de los fertilizantes, con su propia legislación. El nuevo reglamento define en el artículo 46, “bioestimulante de las plantas” como producto que estimula los procesos de nutrición de las plantas independientemente del contenido de nutrientes del producto, con el único objetivo de mejorar una o varias de las siguientes características de la planta:

  1. a) eficiencia en el uso de nutrientes
  2. b) tolerancia al estrés abiótico
  3. c) características de calidad de los cultivos

Además, se distingue entre microbiano y no microbiano. Definiendo “Bioestimulante microbiano” como “Un bioestimulante microbiano estará constituido únicamente por un microorganismo o un grupo de microorganismos mencionados en la categoría de materiales componentes 7 del anexo II.” Dentro de este Anexo se define “Un producto fertilizante con el marcado CE podrá contener microorganismos, incluidos microorganismos muertos o paredes celulares vacías de microorganismos y residuos no nocivos de los medios en los que se desarrollaron, que:

  • No hayan sido sometidos a ningún tratamiento que no sea secado o liofilizado y
  • figuren en el siguiente cuadro:
    • Azotobacter
    • Hongos micorrizas
    • Rhizobium
    • Azospirillum

A pesar de que toda la comunidad agronómica tenemos puesta muchas esperanzas en este nuevo reglamento, en el cual se definirá y reglamentará por primera vez el mercado de los bioestimulantes, también estamos muy expectantes. El borrador tiene varias lagunas, que, aunque comprensibles debido a la novedad de la categoría, esperamos se resuelvan antes de la puesta en marcha del documento definitivo. Una regularización demasiado estrecha, limitando los microorganismos a utilizar o poniendo unas trabas administrativas demasiado costosas para su registro (reduciendo o eliminando márgenes para empresas pequeñas o medianas) puede hacer destruir el mercado europeo, con el gran perjuicio que esto tendría tanto para las empresas productoras de bioestimulantes, como para los agricultores o el medioambiente, que no podrán aprovechar los grandes beneficios que aportan los bioestimulantes a la agricultura y el medio ambiente.

Varias asociaciones tanto europeas como nacionales, como el EBIC (Consejo Europeo de la Industria de los Bioestimulantes, del inglés European Biostimulant Industry Council) está trabajando mano a mano para conseguir un reglamento acorde con las necesidades de la sociedad, tanto económicas como medioambientales. El EBIC está sirviendo de gran ayuda en este momento tan importante para esta industria, ya que proporciona una plataforma en el cual se integran todos los agentes interesados en los bioestimulantes, desde productores, investigadores, comercializadores, reguladores hasta clientes finales.

Además de la Normativa Europea, cada Estado miembro publicará su normativa específica acorde. Concretamente en España ya se está trabajando para desarrollar el nuevo Real Decreto. En este borrador se considera que los microorganismos pueden formar parte de un producto fertilizante. En él se detalla que para elaborar productos fertilizantes sólo podrán emplearse microorganismos que hayan demostrado que solos o mezclados con otro abono, con independencia de su contenido en nutrientes, estimulan los procesos biológicos de la planta mejorando la eficiencia de la planta en la absorción o en el uso de nutrientes, su tolerancia al estrés abiótico o la calidad de la cosecha.

En este complejo escenario, en TRICHODEX seguimos trabajando como pioneros que somos en el mercado de los bioestimulantes en el mundo entero. En esta línea y anticipándonos a todos estos cambios normativos, seguimos investigando, desarrollando y renovando nuestro catálogo de bioestimulantes de última generación, con productos renovados o nuevos en el mercado, como nuestro conocido Biokelat, Prodigy, Nemaclean, Growing AM o Metioniko.